Doctor, tengo un problema con los titulares (una declaración de intenciones)

A inicios de este año me percaté con temor de que la página web de La República, el diario para el que trabajo, ha perdido algunos de los textos que he publicado en los últimos años. Los he ido rescatando porque, con honestidad, no quiero que se extravíen para siempre. Son entrevistas, el género que más he cultivado desde que empecé a ser reportero. Abro este nuevo blog (dejé abandonado el primero hace mucho tiempo) con ese interés. Eso sí, debo hacer una advertencia y una confesión. Soy pésimo titulero. Edito hace unos años el suplemento dominical de La República y mis jefes no se han dado cuenta de ello (no se lo digan, que sea un secreto). Es imposible reparar todos los titulares estropeados que han ido a parar a la imprenta bajo mi supervisión. Lo que intentaré hacer en esta plataforma es componer mis propios trabajos, darles nueva vida con titulares distintos, menos coyunturales y más humanos. Trataré además de ilustrarlos de otra manera, alejada de la dinámica clásica de la redacción. Finalmente, si consigo aprenderlo, colgaré archivos de audio de algunas entrevistas. Gracias por acompañarme con esto. Empecemos.